Los Hannover tuvieron la suerte de heredar las Islas Británicas en su mejor momento. Es cierto que la sucesión no fue del todo pacífica. Y que las luchas dinásticas continuaron algún tiempo. Pero fueron expediciones menores. Insignificantes en comparación con las revoluciones y guerras civiles del siglo anterior. Es más, tuvieron la inmensa suerte de que la gente, que pasaba bastante de ellos, pasara igualmente de los incansables intentos de restauración de los Estuardo. El resultado fue algo muy parecido a la estabilidad política. O, por lo menos, era lo más parecido que se había visto nunca en la zona. Una zona que había sido siempre periférica, considerablemente más pobre que el otro lado del Canal de la Mancha. Dividida en pequeños reinos, desangrados en constantes forcejeos y a menudo embrollados en los tejemanejes franceses. Por primera vez tenían un centro de poder casi incontestable: el Parlamento de Londres. 

1700CE_map.jpg
El Imperio Británico en su más tierna infancia (en azul). En este momento los grandes imperios eran el Otomano, el Mogol y el Qing. Y, por superficie, el español y el ruso.

Sus predecesores habían llegado demasiado tarde al reparto del pastel americano, así que sólo pudieron rascar un puñado de islas en el caribe, la bahía de Hudson y el tramo costero entre los imperios francés y español. Unos dominios bastante modestos, sí, pero mucho más densamente poblados de lo normal, porque a allí habían escapado cientos de miles de disidentes y refugiados durante las guerras civiles. También tenían una Compañía de las Indias Orientales con varios puestos comerciales en la India. Los Hannover heredaban un imperio pequeño con un papel internacional marginal. Pero bien ubicado y con todos los elementos para medrar: un rey débil, estabilidad interna, una administración centralizada, un banco nacional, colonias en diferentes climas, un ejército disciplinado y una flota. Y además, tenían la fortuna de encontrarse sobre una mina de oro -figurativamente hablando-: yacimientos enormes de carbón. -Que, de hecho, resultó bastante mejor que si hubiera sido de oro-.

Revolucion-industrial.jpg
Carbón + algodón = la repanocha en bicicleta.

Recuperando una política exterior agresiva abandonada desde la Guerra de los Cien Años, los británicos demostraron rápidamente que su unión política era una potencia a tener en cuenta. Aunque no tanta como para intentar cualquier conquista seria en Europa. Daba igual. No lo necesitaban. El plan era el siguiente: aplastar a los bandoleros y a los piratas. Se dispararía el comercio, con el comercio pagarían las infraestructuras para que hubiera más comercio, con más dinero y un banco central podían pedir préstamos más grandes con menos interés para pagar a los soldados de forma regular y que fueran más disciplinados, y utilizarían a sus casacas rojas para expandirse fuera de Europa. Mientras tanto, mantenían a las otras potencias ocupadas, pagándoles para que se pegaran entre ellas y, casi siempre, con Francia. Lo que no estaba en el plan fue la combinación de suministro de algodón en crudo y mucho carbón, que disparó la Revolución Industrial. Pero tampoco les vino mal la sorpresa. Cuando murió el último de los Georges, el IV, ya había servicio regular de barcos de vapor en el Támesis. Y ese mismo año se inauguró la primera línea de transporte ferroviario interurbano: Machester-Liverpool. Para entonces el Imperio Británico dominaba Canadá, el Caribe, Sudáfrica, India y Australia. Era el principal socio comercial de la mayoría de los países. Se había convertido en el taller del Mundo. El number one en materia militar y económica. El primer policía global

1850CE_map.jpg
El Imperio Británico aún en su adolescencia (en azul). En este momento ya sólo había un gran imperio: el británico. Y por superficie, el Ruso, el Qing y el Otomano. Pero los británicos ya habían derrotado a esos tres y se habían zampado al Mogol.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s