Don Pelayo fue el primer monarca del Reino de Asturias. Aunque su nacimiento y orígenes son controvertidos, nadie duda que era de la zona. Unió bajo su mando a un grupo de locales en la lucha contra las fuerzas invasoras -musulmanas-, su expansión y la imposición de nuevos impuestos. Tras varias escaramuzas, Pelayo y sus 300 hombres, con la ayuda de Dios, derrotaron a 200.000 en la batalla de Covadonga. Su victoria supuso la afirmación de las fuerzas cristianas y el inicio de la Reconquista. El hito tuvo gran influencia en la historiografía posterior y empezó el proceso que culminaría con la creación del Reino de España.

Brian Boru fue reconocido como el Gran Rey de Irlanda. Unió bajo su mando a los caudillos de la isla para luchar contra las fuerzas invasoras -vikingas-. Murió en la batalla final, en Clontarf, donde derrotó a los escandinavos con la ayuda de Dios. No consiguió expulsar a los invasores, pero acabaron siendo asimilados. El hito, escrito por primera vez un siglo después de su muerte, se convirtió en el referente de la resistencia irlandesa contra los ultramarinos. 

Clontarf y Pelayo
A la izquierda, la Batalla de Clontarf, Hugh Frazer,1826.
A la derecha, El rey Don Pelayo en Covadonga, Luis de Madrazo, 1855.
O…cómo aparece el dios cristiano para demostrar su apoyo a la guerra.

Simón Bolívar, fue un político y militar hispanoamericano. Protagonizó la lucha por la independencia de varias repúblicas americanas. Unió bajo su mando fuerzas locales contra las fuerzas invasoras -españolas-. Y dirigió una campaña por la autodeterminación de los pueblos de América del Sur. Expulsó definitivamente del continente a los españoles en la batalla de Ayacucho. Obtuvo el título de Libertador en Venezuela. Hoy se ha adoptado como figura de veneración nacionalista en varios países.

Leónidas I fue un diarca y estratego espartano. Unió bajo su mando y lideró a un ejército de distintas poleis griegas contra las tropas invasoras -persas-. Murió en la batalla de las Termópilas, donde él y unos 10.000 hoplitas -no 300- resistieron el avance de Jerjes I y sus 200.000 soldados. Tras el fin de la Guerra, se establecieron fiestas y un culto heróico en su honor.

bolivar y leonidas
A la izquierda, Batalla de Junín, Martín Tovar y Tovar, 1824.
A la derecha, Leónidas en las Termópilas, Jacques-Louis David, 1814.
O… mira cómo mola mi libertador.

Gerónimo fue un jefe militar de los apaches bendoke. Tras haber sido testigo del asesinato de su familia a manos del gobernador de Sonora, se enroló en la resistencia. Unió bajo su mando a un grupo de apaches insatisfechos con los que se enfrentó a los invasores -mexicanos y estadounidenses- a lo largo de la frontera. Terminó su vida exiliado en una reserva india de Oklahoma. Hoy es recordado como un gran líder y tiene un museo dedicado a su vida en México y otro en Estados Unidos.

Qi Jiguang fue un general de la dinastía Ming. Fue encargado de dirigir la protección de las poblaciones costeras y la represión de los piratas japoneses. Tuvo que dirigir un ejército mal entrenado y equipado. Aun así, gracias a su destreza militar y educativa consiguió vencer a los enemigos de la patria. Acabó muriendo en la pobreza tras haber sido víctima de las intrigas de la Corte. Su nombre fue rehabilitado 40 años después de su muerte, cuando se construyó un templo en su honor y se le reconoció como héroe nacional.

geronimo y qijiguang
A la izquierda, Gerónimo, muy serio.
A la derecha, Qi Jiguang, sonriente.

Viriato fue un caudillo lusitano. Unió bajo su mando un grupo de lusitanos que se enfrentó a las tropas invasoras -romanas-. Y, durante un tiempo, detuvo su avance por la península Ibérica. Consiguió forzar a Roma a firmar la paz, reconociendo su independencia y posición como dux. Según las fuentes romanas, su vida terminó en un asesinato a traición mientras dormía. Los asesinos fueron pagados con la frase “Roma traditoribus non praemiat”. Su funeral fue el de un héroe, posición que sigue ocupando hasta hoy en España y Portugal.

La muerte de Viriato, jefe de los lusitanos, José de Madrazo y Agudo, 1807.
Roma no paga a traidores, pero a Judas bien que…

Aparentemente estas historias no tienen mucho en común. Están elegidas al azar. Se encuentran separadas en el tiempo y el espacio y hablan de personas muy diferentes con objetivos muy dispares. O quizá no es así. En todas los protagonistas son hombres de singulares capacidades. Normalmente líderes militares que, gracias a su carisma y superioridad moral, consiguieron reunir bajo su mando a un grupo de insignes rebeldes. Se enfrentaron contra un invasor superior en número, pero no en calidad moral. En su historia se confunden la realidad y la ficción. Resulta muy complicado elaborar un hilo argumental con precisión. Las fuentes que nos llegan son escasas y, normalmente, contradictorias. Sus relatos no se definieron y concretaron hasta la era de los nacionalismos y la historiografía del siglo XIX. Entonces se canonizaron estas historias, se pintaron los cuadros, se les dedicaron  los templos y monumentos y, más tarde, películas, libros e incluso cómics.

Son poco más que mitos nacionalistas. Aprovecharon leyendas o cuentos de individuos que supuestamente habían luchado por su patria, por la pervivencia del statu quo. En muchas ocasiones se basaron en documentos históricos y fuentes legítimas a las que añadieron un halo de singularidad y una chispa de je ne sais quoi para ensalzar la grandeza de los protagonistas. Se utilizaron y se utilizan para legitimar una tradición, una ilusión… una ficción. Hoy estas historias se siguen sellando irreflexivamente en todas las mentes en colegios, universidades, templos, mítines políticos y medios de comunicación. El proceso de creación de mitos no ha terminado y se siguen produciendo nuevos, estén vivos o muertos. En estos casos, la Historia no es sino una herramienta más de justificación y legitimación.

Que toda la historia es sueño,

Y los sueños, sueños son.

Anuncios

2 comentarios en “Sueños nacionales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s